28 feb. 2013

Patas de pollo al estilo de 1.900




Muy Buenas tarde amig@s, Que deciros de esta receta, que es muy especial para mí,  me trae un montón de recuerdos. Pues si es muy especial y entrañable para mi dejando al margen la cuestión de gustos os diré que esta receta la hacia mi bisabuela luego mi abuela y despues mi madre . hasta que hoy que la he hecho yo. Hace mucho tiempo creo recordar que el pollo era más caro que el bacalao por poner un ejemplo hace tiempo los pollos se compraban vivos en el mercado todos eran de  coral, no existía la explotación de granjas la calidad era muy buena y la escases para cubrir todas las necesidades también, creo recordar que solo comíamos pollo en navidad dado su elevado precio y sobre todo teniendo en cuenta la humildad de mi familias por no mencionar que en nuestra casa en 1960 herramos seis miembros. Había que aprovechar los recursos al máximo con un pollo comíamos todos, también recuerdo los menudillos como las crestas de gallo, los higadillos, las mollejas  y las patas de pollo que es lo que hoy nos ocupa.

Hoy he visto por casualidad estas patas de pollo en el ahorra mas y no he podido resistir la tentación de hacer una de las recetas más antiguas que recuerdo en mi gastronomía familiar. Creo que mi queridísima abuela las preparaba de esta manera o muy similares, he recordado este sabor durante años y para mi tiene un encanto especial y por ello he disfrutado haciéndola y degustándola pues a pesar de lo que pueda parecer son una delicia.

Soy una persona que jamás digo eso no me gusta sin antes haberlo probado. Me gusta probar casi todo y sacar mis propias conclusiones si algo me gusta lo incorporo a mi gastronomía habitual, si no me gusta lo desecho pero por lo menos las suelo probar. He comido serpiente, lagarto, Ancas de rana, caracoles, Huevos o criadillas de cerdo y de toro, carne de caballo, carne de ballena, Ubre o teta de baca, lengua de ternera, Erizos de mar, Caracolas de mar  de 1 kg., Algas, Morena, mollejas de cordero, y un sinfín de recetas que a pesar de lo que pudieran parecer son una verdadera delicia, carne y huevos de avestruz y huevos de cigüeña.

Pero hoy os quiero preparas estas modestas pero deliciosas patas de pollo un producto poco apreciado quizás pero muy sabrosas. Las hago por que me gustan y por recordar una época llena de recuerdos que jamás olvidare.

Hoy he sentido que mi queridísima abuela Antonia cocinaba con migo... jamás la olvidare. Mi abuela fue una excelente cocinera pero estos platos peculiares son los que más me recuerdan su extraordinaria cocina.  
 
 
Ingredientes
Para 2 personas:
 
1 kg de patas de pollos
1 vaso de vino blanco.
Pimienta molida al gusto.
2 chalotas grandes.
3 ajos.
1 hoja de laurel.
Azafrán en rama.
Aceite de oliva 2 cucharadas.
8 gr. de Perejil fresco.

 

 Preparación paso a paso.

Pelamos y picamos el ajo y las chalotas.
En una olla con el aceite caliente sofreímos los ajos y la chalotas.



 



Picamos y reservamos el perejil.
Hoy en día las patas vienen ya limpias pero veo que algunas no están lo suficiente y os diré como se limpian.
En una olla con agua hirviendo escaldamos las patas durante tres minutos, Les cortamos las uñas y revisamos si les queda algún resto por limpiar, en la foto nº 3 podéis observar que quedan algunos restos que son los que yo retocare.





Una vez limpias las añadimos al refrito de los ajos y la cebolla, y le añadimos el vino dejamos cocer unos tres minutos y le añadimos el perejil, el azafrán y el lasurel, también le añadimos un vaso de agua o caldo.





Cerramos la olla a presión y las dejamos cocer unos 15 minutos a media presión, dejándolo hasta que termine la cocción.




Emplataremos y serviremos muy calientes.




 

Espero que os gusten.

 

 

Un saludo.

22 comentarios:

  1. Hola Juan.
    Qué entrada más entrañable. Hay que ver lo que un plato puede evocar, recuerdos agradables de personas que ya no están y que ponían todo su amor al calor de los fogones. Mi abuelita materna era cocinera y aunque hacía maravillas, no puedo olvidar su sopa, era de fideos gordos y jamás he vuelto a probar otra igual.

    El plato de patas tiene un aspecto estupendo, a mí también me gusta probar todo antes de opinar así que como no he probado las patas de pollo, tendré que comprarlas y cocinarlas para seguramente decirte MMMMMMMM!!!!


    Mil besitos

    ResponderEliminar
  2. y a chupar y chupar, no se si las he comido porque tambien recuerdo que alguien de mi familia las hacia (no recuerdo quien) pero estas tienen una pinta buenisima chao y no tiene que envidiarle nada al mejor manjar porque a veces lo que parece mas feo es lo mas rico.el decir pata de pollo ya te echa para atras pero la vista del plato dice comeme.jajajaj y chao tienes que tener un estomago a prueba de bomba jajajaj lo digo por todo lo que has comido o probado. un beso

    ResponderEliminar
  3. me parece increible como en pocos años los tiempos cambian tanto¡ Hoy en día poder disfrutar de un buen pollo casero tambien es un lujo, casi como antes, pero por que ahora los de granja apilados son los que abundan¡¡ un bonito homenaje a tu bisa, abu y mami.

    ResponderEliminar
  4. Curiosa receta, imagino que será una carne gelatinosa y suave. No las he comido pero no me importaría probarlas. Me ha gustado el rescate que has hecho de esa receta, seguro que has disfrutado con su sabor de antaño.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. Debemos ser de los mismos años y también familia humilde, has conseguido evocar mis recuerdos, (y cuando mi abuela limpiaba una a una las lentejas, y por las mañanas aún en el cama, olía el pan tostadito que iba tomar con aceite, esos eran despertares...) ¡¡¡las abuelas ¡¡¡). Gracias por trasladarme a su recuerdo y como gran maestro lo haces a través de la cocina.
    Has creado una poesía bella con tus palabras y tu buen hacer¡¡
    El buen alumno supera a su maestro, así que a CHUPETEARRRR¡¡¡¡¡

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Ayer me quede pensando sobre tu llamada anunciandome tu receta. Recorde que mi abuela Paca que era de Chiclana las hacia, los duros tiempos que les tocó vivir aguzaba la imaginación, no recuerdo haberlas comido nunca. Te doy lad gracias por haberla recuperado y por tu llamada dr ayer. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Uff, Chao, creo que nos has removido recuerdos a todos. Mi madre las echaba hasta en el cocido y me encantaban. Y luego, pues parecía que con el avance de la cocina y de la sociedad en general, era "casi pecao" comer patas de pollo. Prometo hacerlas, gracias amigo, por hacernos recordar y reflexionar que con menos también se vivía muy bien. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Madre mia que recuerdos me trae este plato, hace siglos que no lo como. Un besazo.

    ResponderEliminar
  10. Hola Chao, mi madre tambien las hacia, con la salvedad de que en casa teniamos gallinero y cuando ELLA mataba un pollo, aprovechaba hasta las tripas, que eran los callos de pollo, hoy ya no creo que se coman, pero tambien estaban buenisimos. Tambien para mi traen unos recuerdos maravillosos, salvando la parte en que mi madre le rebanaba el pescuezo a los pobres pollos y gallinas, jajaja, yo no creo que fuera capaz de hacerlo ahora. Muy rica la receta, pero en mi casa quien se pegaba por ellas eran mi padre y mi hermana mayor.

    ResponderEliminar
  11. hola mi querido amigo!! queria felicitarte por esta gran receta a la que he oido hablar hace años y que nunca la he podido ver .. ahora que la has hecho tu estoy muy contenta de poderla realizar... quiero decirte que como persona eres maravilloso y un exelente cocinero por eso tengo el orgullo de tenerte entre nosotros un beso y un 10 por lo bien que ha salido y muy bien explicada ....cuidateee que nos tienes que dar muchas recetas como estas ...

    ResponderEliminar
  12. Madre mia que de cosas has probado lo del ubre de la vaca y los huevos de cigueña no tenia ni idea se comiesen ,un post muy entrañable estas recetas no deberian de perderse nunca y has echo muy bien en compartir la receta de tus bisabuelas y abuela.
    Hace años recuerdo que mi abuela exaba a cocer las patas del pollo casero con el buche el cuello y las grasas con cebolla y zanahoria para hacer una sopa y luego mi abuelo se comia las patas.
    Aqui no se ven las patas de pollo en el super desde hace muxo tiempo.
    Bicos mil y feliz domingo wapo.

    ResponderEliminar
  13. Juan, recuerdo que mi madre las ponía en el cocido (escudella), las pelaba poniéndolas al fuego, a mi me encantan lo que pasa es que ahora no se encuentran pues venden el pollo "casi" limpio.
    Me gusta mucho tu receta, vamos no es novedad me gustan toooooodas tus recetas.
    Te pongo el enlace del blog que he comenzado hace poco pues me gustaría conocer tu opinión.
    http://moltsimes.blogspot.com.es/
    Saludos y feliz semana

    ResponderEliminar
  14. POR CASUALIDAD HOY HE CONOCIDO TU BLOG Y ME HA ENCANTADO CON TU PERMISO ME QUEDO POR AQUI.BSSS

    ResponderEliminar
  15. Hola Chao!!! Este plato a mi padre le hubiera encantado, recuerdo de pequeña que se las comía las patas siempre el. Yo me quedo mejor con tu anterior receta de solomillos rellenos, bssss.

    ResponderEliminar
  16. Una entrada con mucho sentimiento, nostalgia y sobre todo el recuerdo que antes con menos recursos los productos eran de muchisima mejor calidad que ahora y sabiamos lo que comiamos, todo esta adulterado y ya nada sabe igual, por eso esta receta a mi tambien me ha echo recordar, que el pollo se aprovechaba todo mi madre hacia los higaditos encebollados, con arroz y le sacabas partido haciendo más platos ricos bien en la comida o en la cena ahora cualquiera se come los higaditos de pollo con todo lo les meten,de la receta me encanta Chao tien que estas divina esa salsita y seguro que ha dejado un magnifico olor a la comida sencilla y natural que hacian nuestras abuelas y madres me alegro que la hayas publicado estas recetas no deberian desaparecer nunca de nuestras mesas un besazo como siempre excelente receta

    ResponderEliminar
  17. Jo que buena pinta, se me hace la boca agua. Yo solo he comido patas en casa de mi abuela paterna, cuando iba a comer los domingos me sentaba en la mesa de la cina mientras acababa de cocinar, y cuando hacia consome le echaba una pata de pollo y luego me la daba a mi a chupetear ummmm me encantaba... después de leer esta maravillosa receta he ido al mercado a ver si vendian patas pero no, cachis. Si hago edta misma receta en vez de con patas con crestas, que también tienen una testura gelatinosa, dándole mas tiempo de cocción, claro, ¿crees que quedarán bien? Es q en mi tierra, Zamora, las crestas se suelen hacer con salsa roja, pero me gustaría probar edta salsita tuya tan buena!!!!!

    ResponderEliminar
  18. Jo que buena pinta, se me hace la boca agua. Yo solo he comido patas en casa de mi abuela paterna, cuando iba a comer los domingos me sentaba en la mesa de la cocina mientras acababa de cocinar, y cuando hacia consome le echaba una pata de pollo y luego me la daba a mi a chupetear ummmm me encantaba... después de leer esta maravillosa receta he ido al mercado a ver si vendian patas pero no, cachis. Si hago edta misma receta en vez de con patas con crestas, que también tienen una textura gelatinosa, dándole mas tiempo de cocción, claro, ¿crees que quedarán bien? Es q en mi tierra, Zamora, las crestas se suelen hacer con salsa roja, pero me gustaría probar edta salsita tuya tan buena!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que te quedaran muy ricas las crestas con esta receta, pero aumenta el tiempo de cocción, también espesaría la salsa un poco más (con maicena o harina) y creo que con esto y una pizca de pimentón dulce te quedaría una receta fabulosa, Gracias por tu comentario un saludo.

      Eliminar
  19. Bua!!!! las he hecho como dices pero sin el pimentón e increíbles! !!! Hoy he conseguido las patas de pollo en el mercado, esta tarde me pongo manos a la obra con tu receta, q es espectacular! !!! Muchas gracias pot compartirla; )

    ResponderEliminar
  20. madre mia que recuerdos mi madre las echaba al arroz junto con las mollejas y la sangre y los higadillos , me acuerdo que jaleo habia por las patas a todos nos gustaban ,las tripas y el buche y la cabeza todo lo aprobechaba con las tripas hacia un atadillo y lo freia riquisimas ahora es imposible hacer esa delicia muchas veces echo de menos ese arroz sencillo con sangre y patas de mi madre , que recuerdos de niñez x DIOS

    ResponderEliminar

Tu comentario es único e irrepetible, no me prives de él. Gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...